domingo, 12 de marzo de 2017

Adiós, Mystic Falls


Decir adiós a una serie que te ha acompañado durante ocho años de tu vida no es fácil. Tampoco vayamos a hacer de ésto un drama, pero da pena despedir a personajes a los que has visto durante 171 capítulos, como es el caso de 'The Vampire Diaries'. El drama sobrenatural, que en su momento fue la gallina de los huevos de oro de la cadena CW, se despidió este viernes de forma definitiva con la emisión de su series finale, 'I was feeling epic', precedida de un especial ('Forever yours') de despedida.

Si algo esperábamos los fans de 'The Vampire Diaries' de su último capítulo era el regreso de la maravillosa Nina Dobrev, que abandonó la serie al final de su sexto año. El suyo ha sido un regreso por partida doble, pues le hemos visto dando vida tanto a Elena Gilbert como a Katherine Pierce. Cada uno de estos personajes ha tenido el final esperado. Un final que en todos los sentidos ha sido tan epic como el título de este capítulo (¿han sido los títulos de los capítulos de la octava temporada frases dichas por los personajes en su primera temporada?).


'The Vampire Diaries' fue objeto de mofa en sus comienzos (imposible olvidar la niebla y los cuervos que, por cierto, han tenido su aparición en el último capítulo), aunque rápidamente el público empezó a ser consciente de la grandeza de una serie en la que (casi) nadie era imprescindible. Los giros argumentales y los cliffhangers fueron marca de la casa, hasta que, llegados a cierto punto, las muertes eran relativas, pues la comunicación entre vivos y muertos era más fácil de lo que pensábamos. Pero no voy a negar que he disfrutado (y defendido) la serie de principio a fin. Y sí, es cierto que 'The Vampire Diaries' tenía que terminar cuanto antes, ya que no le quedaban cosas por contar; pero ais, la pena por despedir la serie ha sido grande.

Otro de los aciertos que ha tenido 'The Vampire Diaries' a lo largo de sus ocho temporadas han sido los villanos; villanos que, todo sea dicho, tenían acentos extranjeros. Tan a la altura han estado que, uno de los que primero aparecieron por la serie, la abandonó porque la cadena le dio serie propia: Klaus y 'The Originals' (el estreno de la nueva temporada de 'The Originals' llega para ocupar el hueco dejado por su serie madre).

Pero entonces, ¿cómo se ha despedido 'The Vampire Diaries' de la audiencia? 

(texto con spoilers)


Después de ver cómo las campanadas de Vicki Donovan (¡cómo me ha gustado verle de nuevo!) mataban a su madre y nos hacían pensar que Bonnie también moría (con reencuentro prematuro con Elena incluído y la salvación de Enzo: "Lo siento amor, pero aún no es tu hora") hemos sido testigo de otro falso reencuentro: el producido entre los Salvatore y Katherine haciéndose pasar por Elena. Poco han tardado en idear un plan en el que Vicki debía cumplir su misión (hasta los Donovan, con Matt y Peter incluidos, han tenido un cierre especial) mientras Stefan y Damon debatían quién se sacrificaba para salvar Mystic Falls (Elena incluida). 

Bonnie conseguía controlar el fuego del Infierno gracias a la aparición de Enzo, su abuela, su antepasada y un ejércitos de brujas unidas a la causa. Así pues, y tras conocer el sacrificio de Stefan, éste daba la cura a su hermano antes de morir junto a Katherine, haciendo desaparecer, de forma definitiva, el Infierno. "He hecho lo que tenía que hacer", le explica Stefan a Elena en un sentimental reencuentro previo a su llegada ¿al Cielo? en el que le cuenta el extraordinario ser en el que se ha convertido Damon: "El hermano mayor al que admirar". Que Lexi estuviese esperando a Stefan en su coche rojo para irse juntos me ha parecido un acierto y una escena especialmente bonita.


Con sus poderes recuperados, Bonnie ha conseguido romper el hechizo que impedía despertar a Elena hasta la muerte de la bruja. Y así hemos visto a las amigas reencontrarse, este vez sí, de forma definitiva. Caroline y Damon están frente a la tumba de Stefan para, poco después, reencontrarse con Elena. ¡Qué bonito ha sido ver a Stefan confesando a Elena que escuchó el mensaje de despedida de Caroline y decirle que él también le querrá por siempre! También ha sido bonito (y emotivo) conocer los planes de futuro de los personajes bajo la atenta mirada de sus muertos: Vicki y Tyler, Jo y Liz Forbes, además de la aparición de Jeremy como profesor en el colegio que abrirán Alaric y Caroline (¡qué detalle más cuqui el cheque de Klaus!).

Aunque si tengo que quedarme con algo, es con el epílogo made in Lost. "Algún día, después de una larga vida, nos encontraremos de nuevo". Elena se reencuentra con sus padres, con Jenna y con su tío John; y Damon hace lo propio con su hermano Stefan.

domingo, 26 de febrero de 2017

Mamá Annalise


'How to Get Away with Murder' ha llegado al final de su tercera temporada y, como viene siendo habitual en la serie, la trama se ha resuelto en la season finale dejando todo preparado para la siguiente temporada. En su tercer año en antena, el drama made in Shondaland ha promediado un 1.3 en demos y 4'6 millones de espectadores, lejos del 1.87 y los 6'25 millones de su segunda temporada. El pasado 10 de febrero la ABC confirmó su renovación por una cuarta temporada.

En noviembre del año pasado 'HTGAWM' despidió la primera mitad de la temporada con 'La protección de Annalise Keating' y desvelando la identidad del cadáver encontrado en el incendio. En enero, una semana más tarde de lo esperado, retomamos la trama donde la dejamos, con un inesperado crossover entre la serie y 'Orange is the New Black', en la que Viola Davis (que sigue estando inmensa) estuvo secundada por L. Scott Caldwell ('Perdidos'), a cuyo personaje, estoy convencido, volveremos a ver en el futuro. 


Mientras Viola cambiaba de peluca y vestía de naranja, sus chicos luchaban contra el reloj para sacarle de la cárcel. Si bien la teoría de que los Mahoney eran responsables de la muerte de Wes era la más popular, Connor (que terminó confesando a Oliver toda la verdad acerca de Sam) no dejó de dudar ni un segundo de la propia Annalise. A la carrera por liberar a Annalise se sumó Frank, que se declaró culpable de la muerte de Wes. Lo único que consiguió fue que le convirtiesen en cómplice de Annalise, así que se incriminó para nada. El mismo día que Laurel, embarazada de Wes, se volvió loca en su funeral, Annalise se reencontró con sus padres (¿Emmy como invitada en drama para Cicely Tyson?), revivió su pasado, y decidió que la mejor manera de "recuperar" la libertad era recibiendo una paliza.

Descubrir que el cadáver de Wes había sido transferido a otra morgue provocó el despido de Atwood y que, de nuevo, las sospechas se centrasen en los Mahoney, "Esta gente nos hará daño a todos nosotros. Es lo que hicieron conmigo. Estaba embarazada de ocho meses y asesinaron a mi hijo". Así fue como Annalise confesó a sus chicos la pérdida de su bebé, poco antes de descubrir que su amiga Hargrove se la estaba jugando ayudando a Atwood. Por su parte, Bonnie le propuso a Laurel abortar, ganándose un "Eres tan mala como ella" de parte de la estudiante. Lo que sí consiguió Bonnie fue un "Lo siento" de parte de Annalise después de contarle que Wes había sido incinerado.


Y así llegamos al final de temporada, habiendo dejado atrás la posibilidad de que Connor hubiese matado, sin querer, a Wes ("¡Así que vete y suicídate, Connor!"). La salida de prisión de Charles Mahoney no evitó que su madre siguiese buscando al asesino de su marido, y aprovechando su reunión con Annalise soltó la primera bomba: Wes no era hijo de su marido, sino que es hijo de su hijo Charles, siendo Wes, por lo tanto, su nieto. Connor, tras enfrentarse a Annalise ("¡Todos tus hijos han muerto! Y no puedes usarme a mí para reemplazarlos"), está a punto de aceptar el acuerdo de inmunidad ofrecido a Wes en el pasado por el fiscal Denver, pero es entonces cuando descubre que aquel testigo anónimo y clave en el caso contra Annalise era el propio Denver.

Cuando todas las señales apuntan a Denver, Asher ("Me pondré en plan boda roja con quien delate a Annalise") aprovecha para decirle te quiero a Michaela, que es incapaz de contestarle en ese momento. Sale entonces a la luz el mensaje de voz que Wes le dejó a Annalise antes de morir y que ésta quiso evitar que fuese conocido, pues implicaba a Wes en la muerte de Sam. Esa es la razón de que renunciase a la inmunidad: no quería que Annalise cargase con un muerto que no le correspondía. Pero termina utilizándolo para convertirle a él en el asesino de Rebecca y convirtiendo su asesinato en un suicidio: "Pero al fin y al cabo, el monstruo esta ahí siempre". Annalise prefiere dejar para más adelante su venganza contra Denver, que termina no llevándole a juicio. Oliver ("Los heteros son muy aburridos"), en un momento de subidón, le pide matrimonio a Connor; y Frank, libre de nuevo, se arrodilla ante Annalise y le ofrece sus servicios: "Haré lo que me pidas".


Sin conocer la amenaza de Annalise a Denver, Laurel convence a Michaela y Asher de engañar a Charles Mahoney para vengar la muerte de Wes, pero de lo único que sirve es para que Michaela le devuelva el "te quiero" a Asher y para que Laurel esté dispuesta a disparar a Mahoney. Pero en ese momento aparece Dominck  (Nicholas Gonzales), un antiguo amigo de la familia. Lo que Laurel no sabe es que fue Dominick el que asesinó a Wes y provocó el incendio siguiendo las órdenes de su padre. Paralelamente, y en una reunión de Alcohólicos Anónimos, Annalise se derrumba al contar toda la historia de Wes: "Era como un hijo. Era mi hijo. Era mi hijo".

A pesar de lo bien cerrada que queda la trama, no evita que surjan preguntas: ¿está implicado realmente Denver en la muerte de Wes? ¿Qué le une a Dominick? ¿Conoce Denver al padre de Laurel? ¿Quién es ese "en caso de emergencia" al que llama Wes sin éxito desde el taxi antes de morir? Sí queda claro que el padre de Laurel (Esai Morales) jugará un papel importante en la cuarta temporada, e indagaremos en el pasado de su hija (¿de verdad la secuestró?).

jueves, 9 de febrero de 2017

Secretos y mentiras de mercadillo


'Secrets and Lies' fue estrenada por la cadena ABC en marzo de 2015 cuando las network, o bien empiezan a terminar las temporadas de sus series, o estrenan aquellas en las que tienen menos confianza debido a la menor competencia. Y no le fue nada mal, pues su primera temporada promedió un buen 1.5 en demos y 5'66 millones de espectadores. Así que la cadena se animó a renovarla por una segunda temporada con dos cambios sustanciales con respecto a la primera: cambiaría todo el reparto (a excepción de Juliette Lewis) y pasaría a estrenarse a finales de septiembre, o lo que es lo mismo, en temporada alta. Y no ha corrido la misma suerte, pues la media ha bajado hasta el 0.76 con poco más de 3'2 millones de espectadores.

Y no es para menos, pues la temporada ha sido una decepción en mayúsculas salvada exclusivamente por sus últimos capítulos (que no por la resolución del caso). Y es que la muerte de Kate Warner (Jordana Brewster, por siempre la Elena Ramos de la nueva 'Dallas') no ha tenido ni un sólo ápice de interés. El caso ha estado siendo rellenado con secretos y mentiras que carecían de interés, con una cantidad ingente de personajes (el reparto era lo suficientemente interesante como para atraer al espectador) que, por supuesto, han ido pasando todos por el punto de mira. Y además, por si fuera poco un sólo caso, la aparición de Danny Voss (Kenny Johnson, 'The Shield') buscando a su hija se incorporó para eternizar la serie, ralentizarla y aburrir al espectador cuando se centraba en su búsqueda. ¿Ha disfrutado alguien con Eric y Danny jugando a los detectives?


Lo peor es que la trama personal del personaje de Lewis, la detective Cornell, ha seguido presente en esta segunda temporada, y si en la primera ya me importó poco, en la segunda aún la hecho menos. Entiendo que sea ella la verdadera protagonista de la serie, al fin y al cabo es el nexo en común entre ambas temporadas, pero que la temporada se cierre con esa escena y ese sonido con la pantalla en negro me parece totalmente innecesario. E irrelevante, porque estando claro que va a ser cancelada, es fácil darle un único significado a las imágenes. Aunque teniendo en cuenta que se produce después de conocer la identidad del asesino de Kate (valiente despropósito de resolución), casi que importa hasta poco.

Toca entrar en terreno spoiler.

Me fascina cómo la muerte de Kate Warner ha servido única y exclusivamente para demostrar lo metida en mierda que estaba esa familia. Y lo santa que era ella, por mucho que al comienzo de la temporada le escuchásemos decir "Mira, he hecho cosas de las que no me enorgullezco". Y es que Kate, que muere en el primer capítulo de la temporada, ha ido apareciendo en formato flashback relacionándose con todos los personajes que hemos visto este año para demostrar lo malos que son ("Eres sólo una invitada en esta familia. Si no empiezas a ocuparte de tus propios asuntos, Kate, resultarás lastimada"). Pero ella, como mujer fuerte que era, sufría en silencio. 


La investigación de su muerte ha servido para poner en evidencia el alcoholismo de su cuñado Patrick (Charlie Barnett; 'Chicago Fire') y el fraude que cometió comprando casas, lo que llevó a sacar a la luz que su mujer Melanie (AnnaLynne McCord; 'Sensación de vivir: la nueva generación' y a quien también vimos en la nueva 'Dallas'), a la que el hermano de su marido definió como "escandalosa, desagradable mocosa malcriada", era una proxeneta y regentaba un burdel. Normal que Eric (Michael Ealy; 'FlashForward', 'The Good Wife', 'The Following) le dijese a su hermano "Nunca compares a tu esposa con la mía". Otro secreto desvelado ha sido que John (Terry O'Quinn; 'Perdidos', '666 Park Avenue'), el patriarca de la familia Warner, es bígamo y tiene una segunda familia, lo que llevó a conocer que su primer hijo (el verdadero) fue el responsable del chantaje sufrido por Eric, el que hasta ese momento pensaban era el hijo mayor. 

De paso hemos sabido que la madre de los Warner está en coma desde que hace 20 años su hijo Eric le empujase y le hiciese caer por las escaleras mientras defendía a su hermana de la agresión de su madre. Aunque lo mejor ha sido conocer la identidad del asesino de Kate: nada más y nada menos que Amanda Warner (Mekia Cox, a quien actualmente podemos ver en la segunda temporada de 'Chicago Med'), hermana de Eric, amiga de la muerta y gran mentirosa. ¿El motivo? Descubrir que su cuñada estaba embarazada sin buscarlo, y ella buscándolo no lo conseguía. ¡Bravo, guionistas! Lo más divertido ha sido descubrir su inutilidad escupiendo en un macetero en la misma escena del crimen...¡siendo ella abogada! Aunque la bomba ha sido conocer que está embarazada de Neil (Eric Winter; 'El Mentalista', 'Las brujas de East End'), el mejor amigo de su hermano Eric.


En conclusión: una madre en coma, un padre que lo ha perdido todo, incluyendo una de sus familias, un hermano en alcohólicos anónimos, divorciándose y a punto de pasar entre 18 y 36 meses en prisión, una hermana que ha asesinado a tu mujer embarazada y que encima quiere que te hagas cargo del bebé que está esperando, un mejor amigo que a pesar de asegurar que estaba enamorado de tu hermana ha decidido huir al descubrir que es el padre del hijo que va a tener, sin olvidar el hijo que tu mujer tuvo a los 16 años y que dio en adopción y de cuya vida quieres pasar a formar parte. La vida de Eric Warner es apasionante. Con respecto a Voss, y después de dejarlo bien claro ("Si mi niña se va a prostituir, puede ir acostumbrándose a ir a prisión"), termina reconciliándose con su hija; no así Cornell, que al llegar a casa orgullosa del trabajo bien hecho (cosa que no ocurrió en la primera temporada) se encuentra a su hija robando joyas y a alguien apuntándole con su arma. La pantalla va a negro. Se escucha un disparo. Para mí, Cornell está muerta.

martes, 7 de febrero de 2017

La locura de Rebecca Bunch


Que la segunda temporada de 'Crazy Ex-Girlfriend' sólo haya tenido 13 capítulos (la primera tuvo 18) es lo mejor que podía pasarle a la serie, que en su segundo año de vida ha pegado un tremendo salto de calidad. Incluso en las canciones, y eso que el nivel musical de su primera temporada fue muy alto. Y es que, el año pasado, me ocurrió algo curioso con la serie: empezó entusiasmándome, pero a medida que la temporada fue avanzando mi euforia fue disminuyendo. Hasta el punto de terminar la serie un par de meses después de su final. Y un poco de pereza me dio empezar la segunda pero, ¡qué nivel! Ha sido un auténtico gustazo seguir semanalmente las locas aventuras de la todavía más loca Rebecca Bunch

Con un nuevo opening (igual de temazo que en la primera temporada y cuya letra, igual que el año pasado, forma parte de los diálogos de uno de los capítulos) fuimos testigo de cómo Rebecca y Josh pasaban a convertirse en follaamigos, haciendo vidas independientes y con Rebecca, como no podía ser de otro modo, quemándose por dentro. "Creía que dabais para un gran romance, pero quizás me equivocaba". Paula, la mejor amiga que todo el mundo aspira a tener tener, no se equivocaba. Nunca lo hace. De hecho, este año le hemos visto siendo más protagonista que el año pasado, al desarrollarse más y mejor su trama personal (la infidelidad de su marido, su vida universitaria), lo que comenzó con un contrato por el cual estipuló que sus servicios como amiga de Rebecca dejaban fuera los "chanchullos".


Otro de los aciertos de la serie ha sido desprenderse de Greg, que convertido en alcohólico y siendo consciente de lo mala que es la influencia de Rebecca en su vida, decide marcharse. ¡Bien! Al abandono de Greg hubo que añadir que Josh decidió poner fin a su relación, lo que provocó una crisis en Rebecca, incapaz de saber qué era sin ellos en su vida. "Cielo, sé tú misma" (a lo que Rebecca contestó "¿Quién quiere ser eso?"). ¡Demos gracias por Paula! A esta crisis le siguió un cambio de imagen ("I woke up like this") en Rebecca (posterior a la visita de sus polterg-ex, que le cantaron que le habían "petado el culo por toda la casa"). Paula sufrió un aborto, se centró en su carrera, hizo un nuevo amigo y para mejorar su vida se alejó de Rebecca, que hizo pandilla con Valencia y Heather.

La crisis entre Rebecca y Paula se acentuó la noche en que Karen dejó de ser Karen para convertirse en Angelique. Lo cierto es que la separación entre las grandes amigas nos permitió disfrutar de Rebecca y Valencia acosando a la nueva novia de Josh (Brittany Snow), hasta que Rebecca se ofreció como tributo, pidió perdón a Paula y recuperó su relación con ella. Lo de Josh y Anna duró poco (hasta que ella fue consciente del tipo de novio que se había echado), entonces él se dio cuenta de que Rebecca había estado siempre ahí por y para él, le pidió una segunda oportunidad y ella la rechazó por estar al lado de Paula, aunque finalmente comenzaron una nueva relación. Y entonces apareció Nathaniel Plimpton (Scott Michael Foster), nuevo propietario del bufete, al que le dedicaron una canción ("¿Es un movimiento desesperado para intentar subir nuestros ratings?") y con el que Rebecca tuvo un affaire por culpa de los (pegadizos) vientos de Santa Ana.


Rebecca se llevó a Josh al bar mitzvah de un familiar, donde Patti Lupone ejerció de familiar y cantó. La madre de Rebecca ("No, Paula, cuando mi madre estaba embarazada, no podía comer ensalada de huevo. Está en la lista de cosas que le arruiné, junto con su carrera y su vagina") conoció oficialmente a Josh ("No me grites delante del oriental, son gente muy pacífica"). Y cuando Rebecca empezó a ser consciente de que tenía problemas y de que necesitaba un tiempo para ella misma, Josh le pidió la mano. ¡Y Rebecca puso fecha a la boda! Boda para la que no recibió ayuda de su madre ("¿Ayudarte con tu boda? ¿Me ayudaste tú con la mía?"), pero sí de Valencia, convertida en su wedding planner

Con su padre asistiendo a la boda, Rebecca pensó que la vida iba a ser todo felicidad. Pero un nombre de su pasado (Robert) despierta las dudas en Josh, que después de renunciar a conocer el pasado de la que iba a ser su mujer, decide meterse a cura y dejarle plantada en el altar. Después de ser consciente de que todos los hombres de su vida le han abandonado. Rebecca echa a su padre y admite estar "un poco" loca. "Josh Chan debe ser destruido". Con esas palabras nos queda claro qué nos ofrecerá 'Crazy Ex-Girlfriend' en su tercera temporada, porque la cadena CW decidió renovarla a pesar de sus bajísimas audiencias (0.2 en demos y poco más de medio millón de espectadores de media frente al 0.3 y los 870.000 espectadores del año pasado).

miércoles, 25 de enero de 2017

El chico que despertó del coma


'Beyond' ha sido la primera serie de la cadena Freeform (antigua ABC Family) cuya primera temporada se puso a disposición de los usuarios en diferentes plataformas la misma noche que fue estrenada (con doble capítulo) en televisión. Esta nueva estrategia es compatible con el visionado tradicional, pues la serie sigue en antena (el lunes se emitió su quinto capítulo), lo que no quita para que sea un movimiento arriesgado (ha perdido ya la mitad de la audiencia que obtuvo en su estreno). Pero ha sido tal el éxito que ha tenido en las plataformas, que Freeform no ha dudado en renovarla por una segunda temporada.

Adam Nussdorf (guionista de series como 'Érase una vez en el País de las Maravillas' o la animada 'Tron: La resistencia') es el creador de este drama sobrenatural que se ha estrenado con una primera temporada compuesta de 10 episodios. 'Beyond' se centra en la historia de Holden Matthews (Burkely Duffield, al que en 2015 vimos en la fracasada versión televisiva de 'Minority Report' y el año pasado en la película 'Warcraft. El origen'), un chico que despierta en la cama del hospital 12 años después de haber entrado en coma. Y con un don. Un don que le convierte en el elegido ("El destino de Holden es cambiar el mundo").

Cuando descubres que has estado 12 años en coma yendo al gimnasio
La mayor sorpresa de su regreso la reciben sus padres, Tom (Michael McGrady, a quien este año hemos visto en 'American Crime Story', 'Ray Donovan', 'Scorpion' y 'Chance') y Diane (Romy Rosemont, que también estuvo este año en 'American Crime Story' y en la segunda temporada de 'Secretos y Mentiras'), y su hermano Luke (Jonathan Whitesell, visto en 2016 en 'Los 100', 'Expediente X' y 'Érase una vez'). Al núcleo familiar de los Matthews hay que sumar a Willa (Dilan Gwyn; 'Drácula. La leyenda jamás contada'), cómplice de Holden y con la que empezará a recordar el pasado y a Jeff (Jeff Pierre; 'Shameless'), hermano del mejor amigo de Holden (me fascina que lo que ocurre con ese personaje pase tan de puntillas) y aliado inesperado.

Como la heredera de 'Kyle XY' que es 'Beyond', al personaje central de la historia le persiguen buenos y malos, aunque llegados a cierto punto en la temporada se llega a hacer dudar al espectador sobre si los malos no son tan malos como nos han hecho pensar. Pero las dudas quedan completamente disipadas al llegar a la season finale. Los villanos en cuestión forman parte de una secta pseudo-religiosa (Cielo Vacío, "un refugio para los que creen en lo imposible") que aspira a conseguir llegar "al otro lado" por medio de la ciencia. Utilizar la ciencia para jugar con  los sentimientos religiosos de las personas. El papel que juega en todo esto Holden es clave, pues es el único capaz de conseguir que una persona viva pueda reencontrarse con una muerta.

Cuando te das cuenta de que querías salir en 'Stranger Things'
La historia se hace más grande con la aparición de Charlie (Eden Brolin), una joven insoportable que también estuvo en coma (4 años) y que regresó a la vida con un don que ha aprovechado para mejorar sustancialmente su vida. Si bien comienza siendo del #TeamVillanos (¿es la historia de su hermana la razón de su venganza contra Arthur?), en el momento en el que conoce a Holden todo cambia, aunque su relación terminará saltando por los aires. Es curioso cómo la situación sentimental de Holden es el aspecto de su nueva vida que más evoluciona. Escasos días después de despertar, llega a tener relación hasta con 3 chicas diferentes. Prioridades. Aunque claro, con esos brazos de gimnasio híper desarrollados durante el coma, normal que se le acerque cualquier persona.

Los que sí han estado en el #TeamVillanos de principio a fin han sido el hombre de la chaqueta amarilla (Peter Kelamis; 'SGU Stargate Universe'), que parecía el villano de una película de los 80; Tess Shoemacher (Erika Alexander; 'Bosch'), la cara elegante de la maldad ("Puede que no crea en el Cielo, pero sí creo en el dinero"); e Isaac Frost (Martin Donovan; 'Weeds', 'Boss', 'Legends of Tomorrow'), auténtica némesis de Arthur (Alex Diakun; 'La clave Da Vinci'), cuya misión es "prevenir que la Humanidad vaya demasiado lejos" y que es para quien trabaja Willa, que a su vez ha ido descubriendo detalles de su pasado que desconocía. Todos se mueven buscando a Holden, único capaz de llegar al Reino y cruzar El Puente.

Cuando eres una farmacéutica cinéfila muy molona
La temporada, que tiene a su favor constar únicamente de 10 capítulos, no pierde ritmo en ningún momento, siendo a partir del séptimo episodio cuando da un paso adelante en cuanto a interés (el octavo es el mejor de la temporada, con la aparición de la farmacéutica guerrera). Un nivel superior para una serie de estas características; que nadie espere nada de lo que no es 'Beyond', pues es perfecta al dar al espectador lo que espera de ella. Nada más. Por supuesto tiene sus momentos forzados (el ejército del hombre de la chaqueta amarilla), de vergüenza ajena (el batido y sus calorías o la forma en la que censuran las palabrotas), pero por lo general la serie se disfruta y se visiona con facilidad.

En este último párrafo, spoilers sobre el final de temporada.

¿Queda en coma Frost después del beso que da a ese espectro? ¿Tiene Holden capacidad para ver el futuro? ¿Conseguirá Arthur poner en marcha la máquina que destrozó Holden? ¿La usará para volver al Reino? ¿Qué habilidad tiene que no tengan Holden, Willa ni Frost? ¿Para qué quiere Charlie a Arthur? ¿Por qué el hombre de la chaqueta amarilla termina ayudándole? ¿Qué le pide a cambio? ¿Está el Holden de 13 años atrapado en El Reino? ¿Conseguirán que el cambio sufrido por El Reino no afecte a la Tierra? ¿Cómo lo van a arreglar? ¿Qué papel juega la brújula? ¿Apunta hacia El Reino?

miércoles, 4 de enero de 2017

¡Este informativo huele a rancio!


'Notorious' fue estrenada por la cadena ABC a finales de septiembre en la noche de los jueves, junto a 'Anatomía de Grey' y 'How to Get Away With Murder'. Su misión era rellenar la parrilla hasta el regreso de 'Scandal' ahora en enero. Y la jugada no ha podido salirle peor a la cadena. La media de la primera temporada de 'Notorious' (que fue recortada a 10 únicos capítulos) ha sido de 0.86 en demos y 3'9 millones de espectadores. Un auténtico desastre. Tal ha sido la poca confianza que depositó la cadena en este drama, que su último capítulo se emitió tres semanas después del 9º, sin el apoyo de las series made in Shonda y marcando mínimos tanto en espectadores como en demos. Con estos datos es imposible que la ABC se plantee renovarla.

'Notorious' nos ha contado la historia de Julia George (Piper Perabo), exitosa productora de televisión (algo que los personajes repiten siempre que pueden), y Jake Gregorian (Daniel Sunjata), abogado de renombre y al que convierten en su particular OJ Simpson con su persecución por la autopista, cuya amistad les ha permitido a lo largo de los años manipular a la audiencia en su favor ir cubriéndose cuando lo han necesitado. Pues bien, si al principio de temporada parecía que esta amistad inquebrantable iba a estar muy presente, es algo de lo que los guionistas se van olvidando mientras se desarrolla el caso principal, que termina siendo resuelto en el séptimo capítulo. Es entonces cuando se nota que muchas de las tramas secundarias (la relación entre Ryan y Ella, por ejemplo) desaparecen totalmente de la serie a consecuencia del recorte de episodios.


En el momento en el que se cierra el caso Keaton, 'Notorious' se vuelve intensa, con un caso que presumiblemente iba a tener un mayor desarrollo de haber contado con más capítulos (o incluso con una segunda temporada): el regreso de Dana Hartman (Melina Kanakaredes; 'CSI Nueva York'), polémica presentadora ("¡Fabricaste una entrevista!"), con un caso todavía más polémico, que se resuelve en dos capítulos y que en la season/series finale vuelve a acaparar protagonismo. No sería tan absurdo, de no ser porque en realidad a nadie nos importa qué ha sucedido con su hija. Aunque para absurda y marciana, la trama de Carlos Mora, la versión notorious de Pablo Escobar apodada El Toro, y que es resuelta por esos dos héroes llamados Jake Gregorian y Louise Herrick (premio a la cougar más irrelevante y mamarracha de la temporada a la que invitan a cantar el himno nacional en un partido de los Lakers). ¡Bravo por vosotros!

Como punto a favor de la serie, hay que señalar las muchas caras conocidas que han ido apareciendo a lo largo de la primera temporada: Brenda Strong (que en 2016 ha pasado por: 'Chicago PD', 'Los 100', 'Fear the Walking Dead' y 'Supergirl'), Adam Rayner (más sexy que cuando le conocí en 'Mistresses'), Missi Pyle, Adam Harrington, Maiara Walsh, Chris Brochu, Doug SavantCarlos Leal (sí, Noiret de 'El Internado') o José Zúñiga.

Cuando tu novio te lleva de cita a su trabajo
'Notorious' quiso jugar la carta de serie trash desde el principio, aunque intentó tomarse en serio a sí misma con casos que se subían al carro de las series de moda (¡hola 'Narcos'!, ¡hola 'American Crime Story: the People vs OJ Simpson'!). Y el resultado ha sido una serie que no ha interesado a nadie (la temporada se cerró el 8 de diciembre y yo la terminé ayer) y que ha fracasado en ser la serie mala/disfrutable que, yo al menos, esperaba. Quiero decir: si 'Notorious' hubiese sido una serie 100% trash hubiese sido mucho más loca (y por lo tanto disfrutable), pero al querer ponerse intensa ha quedado una serie mamarracha en el peor sentido de la palabra. Terminada 'Notorious' a mí sólo me viene una pregunta a la cabeza: ¿tendrá Ryan Guzman suerte en el futuro en televisión, o tras los desastres de 'Heroes Reborn' y 'Notorious' se va a quedar con el cine ('Obsesión', 'Todos queremos algo')?

viernes, 30 de diciembre de 2016

TOP 20 de series estrenadas en 2016

El año no puede llegar a su final hasta que se publica una lista de cualquier tipo sobre cualquier cosa. He elegido hacerla sobre mis 20 estrenos favoritos del año, teniendo en cuenta, obviamente, series estrenadas entre el 1 de enero y el 31 de diciembre de 2016. Se han quedado fuera algunas que me han hecho disfrutar ('Speechless', 'Better Things'), pero las que aparecen, tienen todas razones para estar.


20. 'Idiotsitter' (Comedy Central). La comedia creada y protagonizada por Jillian Bell y Charlotte Newhouse no llamó mucho la atención de nadie. Si acaso, de las malas críticas. Pero yo confieso que me lo he pasado muy bien con Billie intentando educar a Gene desde casa, con sus loquísimas salidas y sueños.


19. 'American Gothic' (CBS). ¿De verdad iba a ser capaz de dejar pasar un drama familiar con misterio de por medio? Virginia Madsen es la matriarca del clan Hawthorne, en el que todos guardan secretos y en el que todos podrían ser el asesino de la campanilla. Una única temporada de 13 capítulos que fue perfecta para el verano (aunque yo la disfruté en un par de días en septiembre).


18. 'Designated Survivor' (ABC). El thriller que la ABC estrenó en septiembre se ha revelado como una de las mejores novedades de esta temporada. Kiefer Sutherland se mete en la piel del superviviente designado elegido por la Casa Blanca para convertirse en presidente de EEUU en caso de atentado. Los giros de guión y los cliffhangers están a la orden del día.


17. 'The Shannara Chronicles' (MTV). Este drama de aventuras basada en las novelas del mismo nombre está en esta lista por méritos propios. Adictiva como pocas, 'Shannara' fue una de las revelaciones de la primera mitad de 2016. Gracias por Uncle Ander.


16. 'Shades of Blue' (NBC). 'Shades of JLo' no comienza con muy bien pie, pues no deja de ser un procedimental policial más, pero la trama se desarrolla de tal forma que su tramo final se vuelve realmente interesante. Y JLo, reina de la vida en general, es su protagonista. ¿Qué más queréis?


15. 'Slasher' (Chiller). Este drama canadiense es la serie que tuvo que ser 'Scream'. 8 capítulos en una, hasta el momento, única temporada en la que buscamos al asesino que está atormentando al personaje interpretado por Katie McGrath (ahora en 'Supergirl'). ¿Cuánto tardarás en resolver el misterio?


14. 'Finding Prince Charming' (Logo). El primer reality show en el que el príncipe encantador es gay y busca el amor. El drama exagerado, los escupitajos y la mala leche están presentes en su primera temporada, cuyo príncipe encantador es un antiguo chapero que en realidad suda completamente de los aspirantes a conquistar su corazón.


13. 'Animal Kindom' (TNT). La adaptación televisiva del drama del mismo nombre dirigido por David Michôd y que en 2011 llevó a los Oscar a Jacki Weaver (su papel lo ha heredado la maravillosa Ellen Barkin) es un drama familiar sobre una familia del crimen. No faltan ni sexo ni violencia.


12. 'Preacher' (AMC). Aunque le cuesta un poco arrancar y conseguir que el espectador se entere de lo que está pasando, esta adaptación termina resultado, no sólo una gran serie, sino también el drama más loco de todos los estrenados este 2016.


11. 'The Family' (ABC). No podía no incluir el otro gran drama familiar con misterio de la temporada. Una serie protagonizada por una Joan Allen que merecía mejor fortuna en los Emmy, igual que la serie, que fue cancelada después de dejarnos con ganas de, al menos, 3 episodios más. La adicción es real, y una vez empieces la serie, no querrás parar hasta terminarla.


10. 'Lucifer' (FOX). El drama sobre las aventuras de Lucifer en Los Ángeles está en la lista por ser una ser una de las mejores series sorpresa de la temporada. Poco se podía esperar de este procedimental, y se me ha revelado como una de las series imprescindibles semana a semana. La química de su pareja protagonista es su punto fuerte.


9. 'This Is Us' (NCB). Sin duda alguna, la mejor serie estrenada por una network en este 2016. De nuevo, otro drama familiar en la lista. Pero es que 'This is us' es una serie que te hace sentir y que consigue emocionar al espectador en tus sus capítulos. Y tanto audiencia como crítica van de la mano.


8. 'The Get Down' (Netflix'). Bronx. Años 70. Baz Lurhman. 'Set me free'. No necesitas saber más.


7. 'Quarry' (Cinemax). 'Banshee' terminó y 'Quarry' se convirtió en su digna sucesora. Sexo, violencia y EEUU en los 70. Sólo ocho capítulos en una primera temporada que va de menos a más y que termina resultando REDONDA.


6. 'Billions' (Showtime). Este drama que huele a HBO y que estrenó Showtime ha pasado sin pena ni gloria (su ausencia en los grandes premios duele). Su reparto (Paul Giamatti, Damian Lewis, Malin Akerman, Maggie Siff) debería convertir la serie en de obligado seguimiento. 


5. 'American Crime' (ABC). Primera de las serie trampa en aparecer en la serie, pues aunque se trata de una temporada nueva, la serie anda ya por su segunda temporada. Pero al serie serie antología se puede hacer la trama e incluirla en la lista de las mejores novedades del año. Trapos sucios.


4. 'American Horror Story: Roanoke' (FX). La otra serie trampa que aparece en la lista, pues volvemos a encontrarnos con una serie antología. 'Roanoke' ha demostrado que la saga 'AHS' puede alargarse todo lo que Ryan Murphy quiera. Sufriendo en Roanoke.


3. 'The Night Of' (HBO). Esta miniserie que tiene su punto de partida en la peor noche de Naz Khan, fue una de las apuestas para verano de la HBO. Y triunfó, porque fue un auténtico placer disfrutarla (en mi casa en modo maratón). No se ha hablado de ella todo lo que debiera y mereciera, pero merece muchísimo la pena.


2. 'Stranger Things' (Netflix). Creo que estamos todos de acuerdo en que ha sido una de las grandes series del año. Y no podía ser de otro modo porque es tan adictiva como entrañable, y su banda sonora ha sido de las mejores que hemos escuchado en televisión este 2016. Vosotros tan Winona Ryder y yo tan Cara Buono.


1. 'American Crime Story: The People vs O.J. Simpson' (FX). Otra de las grandes series del año (y la responsable de que Sarah Paulson tenga en su haber un Emmy que le debía la academia desde el 'Asylum' de 'American Horror Story'). Brillante, imprescindible, con un reparto escandalosamente buen y muy adictiva. Y con la capacidad de sorprender al espectador a pesar de que todos conocíamos cómo iba a terminar la historia. 


BONUS TRACK: 'Paquita Salas' (Flooxer) tenía que aparecer en una lista repleta de series americanas. Tardé muchísimo en ponerme con ella, pero me bastó una tarde de domingo para disfrutar de sus 5 entrañables capítulos y de sus delirantes tomas falsas. Javier Calvo, Javier Ambrossi, sois lo más.


BONUS TRACK 2: 'Westworld' (HBO). Su presencia es un poco trampa porque sólo he visto el primer capítulo (de ahí que su presencia sea en este puesto). Quería haber visto la primera temporada del tirón antes de que terminase el año, pero no he podido hacerlo. Ahora bien, lo que vi me gustó y no podía no incluirle en este TOP.